Cupping

El cupping o vacuoterapia consiste en la aplicación de ventosas, de diferentes formas y tamaños, sobre el cuerpo del paciente. Esta técnica proviene de la Medicina Tradicional China que desarrollaba también diferentes prácticas como la acupuntura, la meditación o los masajes reparadores.

¿El objetivo? El flujo de una energía o fuerza vital denominada “chi”. Según esta filosofía oriental, hay que buscar el equilibrio físico y mental, entre el yin (energía positiva) y el yang (energía negativa), para evitar enfermedades.

 

Modo de aplicación

 

La técnica de cupping, también conocida como ventosaterapia, se lleva a cabo colocando las ventosas, de plástico o de vidrio, en el área a tratar. Esto se consigue con una bomba de aspiración que extrae el aire de la ventosa y hace el efecto de vacío para succionar la piel.

La forma más tradicional, que aún se sigue utilizando, consiste en prender un algodón húmedo de alcohol que combustiona el oxígeno acumulado dentro de la ventosa de vidrio y logra el mismo efecto.

Las ventosas se suelen colocar en espalda, tórax, abdomen, nalgas y muslos. Se dejan puestas entre 5 y 15 minutos hasta que la piel se vuelve de violeta por la hiperemia, que no es más que el aumento de sangre en una zona del cuerpo.

 

Tipos de cupping

 

  • Masaje: se aplican aceites o cremas corporales para facilitar el movimiento de la copa.
  • Ventosa fija: el objetivo son puntos muy concretos del cuerpo.
  • Aplicación y extracción de ventosa: Se adhiere la ventosa y, pasados unos segundos, se extrae. Se utiliza solamente en la espalda.
  • Ventosa escarificada: Se realiza una incisión y se coloca una ventosa durante tres minutos en la zona congestionada. Así, sale una pequeña cantidad de sangre y permite descongestionar el área.

 

¿Para qué se utiliza?

 

Esta terapia se emplea para calmar diferentes dolores o problemas de salud, como pueden ser: 

  • Tensiones musculares y contracturas
  • Hinchazones y dolores en las articulaciones
  • Acné y eccema
  • Celulitis
  • Problemas psicológicos

 

Efectos adversos

 

¡Cuidado! La ventosaterapia también puede ser peligrosa en caso de personas con trastornos hemorrágicos, varices, fiebre, fracturas o heridas. De la misma manera, está contraindicado para embarazadas.

Tras la aplicación de las ventosas, existe riesgo de aparición de hematomas o ampollas. Por estas razones, es fundamental que la persona que realice la práctica tenga al menos la formación de quiromasajista y, posteriormente, los conocimientos necesarios en la terapia con ventosas.

¡No puede hacerlo cualquiera!

 

¡Te animamos a que eches un vistazo a nuestro seminario de cupping de EQM para aprender todo lo que necesitas saber sobre esta técnica y convertirte en un auténtico terapeuta oriental!
Si tienes cualquier duda, llámanos al 91 561 31 31 o rellena este formulario y estaremos encantados de atenderte.

Pide información sin compromiso:

    ¿Sobre qué formación solicitas información?

    QuiromasajeReflexologíaMasaje DeportivoOsteopatíaDrenaje Linfático ManualSeminariosTalleresOtros

    * Campos obligatorios

    Al usar este formulario accedes al almacenamiento y gestión de tus datos por parte de esta web.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

    Publicar comentario